En la mayoría de los casos, la originalidad es la única condición que debe cumplir una obra para estar protegida por el derecho de autor. Esto significa que una obra no puede ser una simple copia de otra obra.

Una obra no tiene que ser útil, ni bonita, ni siquiera valiosa, para estar protegida por el derecho de autor. De hecho, las obras están protegidas por el derecho de autor, sea cual sea su calidad. Un cuadro dibujado por un niño con sus dedos está tan protegido por el derecho de autor como la obra maestra de un pintor famoso. La melodía de un anuncio está tan protegida por el derecho de autor como la última canción de tu grupo musical favorito. Los escritos originales de tu diario personal están tan protegidos por el derecho de autor como las novelas de un ganador del Premio Nobel. Algunos países también requieren que una obra esté fijada en un formato tangible antes de que pueda gozar de protección por derecho de autor. Una obra puede estar fijada en muchos formatos distintos.

Puede ser una obra escrita sobre papel, pintada sobre lienzo, grabada (sonido y/o vídeo), etc. Por ejemplo, en países que requieren que las obras estén fijadas de una forma definitiva, una coreografía sólo goza de protección cuando sus movimientos se escriben en una anotación de danza, cuando se graba en vídeo, o queda fijada de cualquier otra forma.

FUENTE: OMPI. Organización Mundial de la Propiedad Intelectual

Author Mind & Sense

Somos una empresa de marketing sensorial. Nos dedicamos a crear experiencias de compra para tiendas, boutiques restaurantes y otros puntos de venta a través de la música e instalación de equipos de audio, digital signage y aroma.

More posts by Mind & Sense

Leave a Reply

All rights reserved Salient.